El retroceso del delta del Llobregat


Traducción al español de un artículo de la Taula del Llobrega

El delta del Llobregat ha retrocedido 800 metros en un siglo. Un estudio de la Universidad Politécnica de Cataluña revela que la anchura del río en su desembocadura era de 275 metros en 1846, mientras que actualmente es de 36 metros. 

Científicos de la Universitat Politècnica de Catalunya revelan datos sorprendentes sobre el río Llobregat y su delta, en un estudio publicado en la revista Natural Hazards and Earth System Sciences. El dato más significativo es la cuantificación del retroceso del delta en poco más de 100 años. A partir de mapas históricos geolocalizados, determinaron que el delta del Llobregat en su desembocadura retrocedió 800 metros entre 1891 y 2000, antes de que la desembocadura fuera desviada para la ampliación del Puerto de Barcelona.

Estos datos son relevantes porque nunca se habían calculado con este nivel de precisión. "Este retroceso es muy importante. Sabíamos que se estaba añadiendo arena al Delta del Llobregat porque estaba retrocediendo, pero se desconocía el alcance de este retroceso", explica Arnau Prats, investigador de la UPC y uno de los coautores del estudio.

Los científicos partían de una tesis que luego no se confirmó. "La hipótesis que planteamos fue que las infraestructuras, las obras de ingeniería civil, el AVE, las presas, pero sobre todo la autopista y la autovía, eran responsables de esta modificación del curso bajo del Llobregat", explica Carles Ferrer, profesor e investigador de la UPC y uno de los tres autores del estudio.

Los académicos se llevaron una sorpresa: "La autopista y la autovía se construyeron hace 50 años y la escala temporal del retroceso del delta es de más de un siglo", dice Juan P. Martín Vide, también profesor e investigador de la UPC y tercer coautor del estudio. Así que tuvimos que buscar las causas en otra parte.

Las esclusas del Llobregat y la acción erosiva del mar, principales causas del retroceso del delta

Los autores del estudio consideran que los embalses del Baells, la Llosa del Caballo y el Santo Ponç no son la causa principal del retroceso del delta porque se encuentran a varios kilómetros de la desembocadura y "el transporte de sedimentos es lento", según el investigador Arnau Prats. Explica que "el transporte de sedimentos gruesos del fondo del río puede tardar décadas en llegar a la desembocadura desde el Baells".

Los tres autores del estudio -Juan P. Martín Vide, Carles Ferrer y Arnau Prats- señalan a las esclusas como la principal causa del retroceso del delta. Se construyeron a lo largo del siglo XIX con el objetivo de aprovechar la energía hidráulica. Estas infraestructuras, así como los diferentes canales del último tramo del río, han reducido el aporte de sedimentos gruesos al Prat de Llobregat, que son los que hacen avanzar el delta. Además, la acción de las olas ha erosionado el terreno que el río había ganado al mar.

Por otro lado, los investigadores descubrieron que cuando hay una inundación aguas arriba del rio, las marismas reducen el aporte de sedimentos porque disminuyen el flujo de agua en un 20%. Y esta reducción afecta al transporte de arena y grava. "Hemos comprobado que los embalses provocan, por término medio, una reducción del 20% del caudal máximo del Llobregat en la desembocadura del río, y que esta reducción del 20% conlleva una reducción del 40% del transporte de sedimentos del río". A pesar de ello, el impacto de esta inercia sigue siendo limitado en el delta. Según el profesor Juan P. Martin Vide, el efecto "será más importante dentro de unas décadas".

 

Eliminar los canales para invertir la tendencia

Creen que las medidas que se pueden tomar tardarán mucho tiempo en hacerse visibles. "Hay que tener en cuenta que estas esclusas están situadas varios kilómetros aguas arriba del delta. Por lo tanto, cualquier medida que se tome ahora tardará mucho tiempo en notarse", añade Carles Ferrer. Sugiere: "Además de las esclusas, también podríamos pensar en los pequeños arroyos, afluentes, etc. que se canalizan a través de diques de hormigón, que también limitan el aporte de sedimentos al delta y están más cerca de la desembocadura. Podríamos pensar en eliminar estos canales, lo que, a largo plazo, podría contribuir a aumentar el aporte sedimentario del Llobregat al delta".

La eliminación de estos canales y esclusas es la solución a largo plazo que propone el estudio, mientras que la tradicional aportación de arena a las playas del delta es una medida a corto plazo y efímera.

La nueva desembocadura del río, una trampa de sedimentos

El Llobregat es uno de los ríos que se han explotado intensamente desde la revolución industrial en Cataluña.

Desde su nacimiento en Castellar de n'Hug hasta su desembocadura en el Prat de Llobregat, hay 170 kilómetros con embalses en La Baells, La Llosa del Caballo y Santo Ponç, a los que se suman numerosas esclusas y canales.

En 2004 se inauguró el desvío de la desembocadura 2 km más al sur que la desembocadura original, debido a la ampliación del Puerto de Barcelona. Sin embargo, la infraestructura no previó lo que ocurriría con los sedimentos. "La nueva desembocadura es el doble de ancha que la antigua. Y esto supone un problema para el transporte de sedimentos del río a la playa. Durante una inundación, cuando hay más transporte de sedimentos, el lecho del río es más ancho y, por tanto, la velocidad del agua es menor. Como resultado, el material transportado por el río queda atrapado en el fondo y llega menos a la costa. Y este hecho no deja de tener consecuencias: "Lo que ocurre es que este fondo aumenta por la acumulación de arena que viene de aguas arriba y no se deposita en la costa. Y esto, a largo plazo, puede ser un problema porque la capacidad hidráulica de este canal puede disminuir debido a la elevación del fondo", concluye el investigador Arnau Prats.

El río que "más trabaja"

Desde principios del siglo XIX, el río Llobregat se dotó de esclusas y canales para abastecer a las fábricas textiles nacidas de la revolución industrial. Tanto es así que el geógrafo francés Pierre Deffontaines (1894-1978) dijo que "quizás ningún río del mundo ha sido objeto de una explotación tan intensiva como el indigente Llobregat".

Fuentes :

https://beteve.cat/medi-ambient/retroces-delta-riu-llobregat/

https://www.sostenible.cat/reportatge/el-preu-de-la-revolucio-industrial-al-llobregat

La RAP exige al gobierno de garantizar el suministro de agua y de prohibir los cortes de agua para los sectores sociales vulnerables

El 17 y el 31 de marzo de 2020, el gobierno aprobó sendos decretos ley en los que se concretaban medidas extraordinarias en el ámbito económico y social para hacer frente a la crisis sanitaria motivada por el coronavirus, y específicamente las destinadas a garantizar, en este contexto, el suministro de los servicios públicos de agua al conjunto de los hogares, mientras durase el estado de alarma, dado que la condición de vulnerabilidad es previsible que se amplíe sustancialmente. Estas medidas prescribirán el próximo 30 de septiembre.

La Red Agua Pública (RAP) valoró positivamente lo establecido en ambos decretos ley en relación con el suministro de agua, ya que son coherentes con el derecho humano al agua, que establece la obligación de disponer un suministro continuo y la prohibición de cortes por motivos de vulnerabilidad económica o social. Además, en plena crisis sanitaria, se puso de manifiesto la importancia del agua, en tanto que su disponibilidad es fundamental para la vida, la higiene personal y doméstica y, en consecuencia, para la salud.

Estas medidas contaron con un apoyo y consenso generalizado consenso social y ciudadano; sin embargo, en plena pandemia el lobby del agua privada presionó al gobierno, a través de una carta de la Asociación Española de Empresas Gestoras de los Servicios de Agua Urbana (AGA) dirigida a la Ministra de Transición Ecológica, pidiéndole la suspensión de la prohibición de los cortes de agua aduciendo perjuicios comerciales que podían poner en peligro el equilibrio económico financiero de sus contratos de concesión. Esta actitud egoísta, insolidaria y mezquina fue denunciada por la RAP y desoída por el gobierno.

Desde la promulgación de estas medidas han pasado seis meses, durante los cuales el impacto del COVID-19 ha ocasionado un incremento notable de las familias que se encuentran en situación de pobreza extrema, que ya alcanzan casi el 68%, y la situación económica y social se ha retrotraído a los peores momentos de la crisis financiera de 2008. Además, de acuerdo con el Informe Foessa de 2020, se configura una crisis habitacional que se manifiesta en que el 19,5% de las familias se han visto obligadas (o se lo plantean como opción futura) a mudarse a una vivienda más barata y un 13,2% viven con una inminente amenaza de expulsión o desahucio.

A pesar de esta crítica situación social, no es seguro que el gobierno renueve las medidas de proteger a los sectores sociales vulnerables garantizando su acceso al agua. Esto es, a todas luces inaceptable ya que supondría condenar a amplios sectores de la sociedad a una situación que pondría en peligro su propia integridad física y vital, además de constituir una conculcación flagrante del derecho humano al agua.

La RAP exige al gobierno que desoiga cualquier presión del lobby del agua privada para reanudar los cortes de suministro y que mantenga las medidas contempladas en los reales decreto de marzo con el fin último de no dejar nadie atrás.

La declaración de la RAP en su sitio web

La Comisión Europea toma una decisión histórica y no modificará la Directiva que protege las aguas europeas

Esta semana la Comisión Europea ha dado la razón a la sociedad civil y ha comunicado oficialmente su decisión de no modificar la Directiva Marco del Agua y de dedicar sus esfuerzos a que los Estados pongan en marcha las medidas necesarias para proteger y mejorar la salud de los ríos, humedales y acuíferos.

La Comisión Europea ha comunicado su decisión de no modificar la Directiva Marco del Agua (Directiva 2000/60/CE) y ha mandado un mensaje claro a los Estados miembros de la Unión Europea: la Directiva Marco del Agua (DMA) es una norma fundamental de la legislación comunitaria para proteger el medio ambiente y debe mantenerse fuerte y ambiciosa como hasta ahora. Un mensaje potente y crucial para los ríos, humedales y acuíferos de toda Europa.

Este mensaje fue transmitido en la reunión de Directores del agua de los Estados miembros de la pasada semana y corroborado formalmente en declaraciones a POLITICO del Comisario de Medioambiente, Océanos y Pesca, Virginijus Sinkevičius, que considera que la DMA es una pieza fundamental de la legislación ambiental de la Unión Europea y está aquí para mantenerse en su forma actual. El anuncio se ha producido seis meses después de que la propia Comisión Europea concluyera la evaluación tras más de dos años de consultas acerca de esta Directiva y afirmara que la versión actual era adecuada para cumplir con sus objetivos.

Leer más...

La eterna lucha contra los embalses y la agónica vida en los pueblos

Un pequeño municipio de la provincia de Huesca, entre las montañas prepirenaicas y el río Ebro, ha ganado recientemente una batalla muy importante que otros pueblos de la región aragonesa, o del resto del territorio peninsular, no han podido ganar desde hace varias décadas. El Tribunal Supremo ha decidido una sentencia histórica que, si bien es un arma de doble filo, por el momento tumba definitivamente el proyecto del pantano de Biscarrués, una infraestructura que hubiera cambiado de manera fulminante el ecosistema de la zona. Esta decisión supone un punto de inflexión, y una gran victoria de asociaciones ecologistas y los pueblos de la región, que han llevado adelante esta lucha contra el embalse desde hace años.

Leer más...

Contaminación por purines de las fuentes de Osona y el Lluçanès en 2020

El Grupo de Defensa del Ter desde hace 19 años que analiza los nitratos de las fuentes de la comarca de Osona y del Lluçanès, y este año una de estas fuentes ha batido el récord histórico de nitratos. El muestreo ha sido posible gracias a 53 personas voluntarias del Grupo de Defensa del Ter han visitado 164 fuentes, 13 de las cuales no manaban. La media de nitratos ha estado de 72 mg/l, toda vez que la OMS (Organización Mundial de la Salud) fija el límite de potabilidad por nitratos en 50 mg/l. El valor medio de este año es ligeramente inferior al del año 2019, que fue de 76 mg/l, a pesar de que la diferencia no es bastante significativa para suponer que ha habido un descenso real en la contaminación. Seguimos con casi la mitad de las fuentes contaminadas, concretamente el 45%.

La “fuente del hambre” de Calldetenes con 492,2 mg/l de nitratos ha sido la más contaminada de este año, batiendo el reord histórico desde el 2002, seguida de dos fuentes ya habituales en el podio, la fuente de Gallisans, junto con la de Santa Cecília de Voltregà, con 465,8 mg/l, y, en tercera posición, la fuente del Cassanell, en Taradell, con 344,80 mg/l. El año pasado el primer premio fue para esta última fuente, que llegó a los 456,8 mg/l. Este año, pero, la fuente del hambre casi toca los 500 mg/l de nitrato, un valor 10 veces superior al que recomienda la OMS para el consumo humano. Se trata indiscutiblemente del valor más alto que hemos encontrado en 19 años de muestreo de las fuentes

Leer más...