Nota de prensa del Movimiento Europeo del Agua sobre la reutilización de las aguas residuales tratadas en Europa

Bruselas, 18 de octubre de 2019

Desde la publicación de un plan de acción de la UE para la economía circular en 2015, la economía circular ha estado en el centro de las políticas económicas y medioambientales de la Unión Europea. Dado que la reutilización de las aguas residuales tratadas se considera una de las formas más prometedoras de economía circular, la Comisión Europea ha tomado varias medidas para promover esta práctica en la Unión Europea, incluida la redacción en 2018 de un Reglamento relativo a los requisitos mínimos para la reutilización del agua. Este Reglamento fue adoptado en 2019 por el Parlamento Europeo y el Consejo con un gran número de enmiendas. En las próximas semanas, se espera que las negociaciones en el diálogo a tres bandas conduzcan a la adopción de la versión final del Reglamento.

El Movimiento Europeo del Agua, cuyos miembros se enfrentan en su mayoría a proyectos de reutilización de aguas residuales tratadas en su territorio, desea hacer varias observaciones sobre el Reglamento y, de manera más general, sobre el fomento de la reutilización de aguas residuales tratadas, en particular para el riego agrícola. Nos parece que cada proyecto debe ser objeto de un estudio que evalúe seriamente su impacto en la salud, el medio ambiente y los aspectos económicos. Una de las tareas de la Comisión Europea debería consistir en formalizar este estudio en la medida de lo posible, con el fin de ayudar a los Estados miembros a ejecutar únicamente proyectos que sean viables para estos tres aspectos. Las medidas, incluidas las medidas legislativas adoptadas hasta ahora por la Comisión Europea sobre la reutilización de las aguas residuales tratadas, conducen más bien a la simplificación y debilitamiento de la evaluación de impacto, con un riesgo significativo de que se ejecuten proyectos que vayan en contra de algunos de los objetivos de la economía circular.

El Reglamento relativo a los requisitos mínimos para la reutilización del agua sólo aborda aspectos sanitarios, dejando de lado los aspectos económicos y medioambientales. Se basa en una premisa muy cuestionable: la reutilización de las aguas residuales tratadas sería limitada en Europa, en parte debido a "la falta de normas medioambientales o sanitarias comunes de la Unión para la reutilización del agua". Como se señala en la enmienda 8 del Parlamento Europeo, es más bien el "coste significativo de los sistemas de reutilización de las aguas residuales" lo que limita la reutilización del agua. La diferencia en la capacidad de financiación de los proyectos entre los Estados miembros o dentro de ellos, junto con una aplicación laxa de la recuperación total de los costes (los usuarios de las aguas residuales tratadas pagan poco o nada por el agua y el sistema de reutilización del agua, que en la mayoría de los casos está fuertemente subvencionado por las autoridades competentes), provoca distorsiones de la competencia en el mercado interior. Sorprendentemente, la Comisión Europea nunca se refiere a ella, sino que prefiere insistir en el riesgo relativo que la ausencia de normas sanitarias comunes en la Unión supondría para "la libre circulación de productos regados con aguas regeneradas".

Las aguas residuales tratadas que salen de la planta de tratamiento pueden pasar por una instalación de tratamiento adicional, una instalación de almacenamiento, una red de distribución antes de llegar al usuario final. Como ha señalado acertadamente el Parlamento Europeo (enmiendas 41 a 49), estos diferentes componentes del sistema de reutilización de aguas residuales pueden ser explotados por operadores públicos o privados, distintos del operador de la planta de tratamiento. Por lo tanto, los operadores deben ser identificados en el plan de gestión de riesgos. Los puntos de cumplimiento para la calidad del agua deben incluirse en cada componente del sistema de reutilización. El Movimiento Europeo del Agua anima a la Comisión Europea a tener en cuenta estas consideraciones del Parlamento Europeo, que aclaran las funciones y responsabilidades de los distintos actores.

El anexo I del Reglamento define los requisitos mínimos de calidad para cuatro clases de agua regenerada y autoriza, para cada una de ellas, una categoría de cultivos y un método de riego. El Movimiento Europeo del Agua lamenta que los requisitos mínimos de calidad se centren en los riesgos microbiológicos para la salud (bacterias, virus, parásitos) a expensas de los riesgos químicos para la salud (metales pesados, plaguicidas, residuos de medicamentos, micropolutivos emergentes). Los riesgos para la salud química están sujetos a requisitos adicionales que pueden ser definidos por las autoridades competentes. Por lo tanto, los requisitos adicionales introducen una disparidad entre los Estados miembros que el Reglamento pretendía eliminar. Los requisitos mínimos se basan en datos científicos, la mayoría de los cuales tienen más de 30 años. El Movimiento Europeo del Agua se sorprende de que no se hayan tenido en cuenta en el Reglamento datos más recientes, como la disminución de la producción de cultivos específicos regados por aguas residuales tratadas con una alta concentración de sodio, potasio y cloro.

Según el Movimiento Europeo del Agua, un proyecto de reutilización de aguas residuales tratadas para el riego agrícola debe cumplir varios requisitos previos. La reutilización del agua sólo puede tener lugar en la cabecera de la cuenca hidrográfica si se garantiza el régimen de caudal ecológico de los ríos durante todo el año; en caso contrario, las aguas residuales tratadas deben ser devueltas a los ríos después de un tratamiento adecuado para cumplir este requisito. Las aguas residuales tratadas deben reemplazar el agua extraída de ríos o acuíferos para no fomentar el consumo adicional de agua. Las aguas residuales tratadas deben proporcionarse principalmente a los agricultores que se dedican a la agricultura sostenible (cultivos respetuosos con el clima, prácticas agrícolas eficientes en el uso del agua, bajo uso de plaguicidas y fertilizantes, cortocircuitos, productos alimenticios) y no a los que se dedican a la agricultura de alto valor añadido, como lamentablemente recomienda la Comisión Europea. Los campos regados por las aguas residuales tratadas no deben estar demasiado lejos de la planta de tratamiento para limitar los costes de inversión y explotación del sistema de reutilización de las aguas residuales tratadas.

El Movimiento Europeo del Agua señala que la mayoría de los proyectos y experimentos actuales para la reutilización de aguas residuales tratadas para el riego agrícola no cumplen los requisitos previos mencionados anteriormente. En el Languedoc-Rosellón, los proyectos se refieren principalmente al riego de viñedos y campos de golf y, en raras ocasiones, al riego de hortalizas. En los Altos Pirineos, un proyecto financiado por la región y la agencia del agua permitirá regar el maíz por aspersión a pesar de la opinión negativa de la agencia regional de salud. En la cuenca del Tajo Segura, la agricultura intensiva se beneficiará de las aguas residuales tratadas para regar, una vez agotados los recursos hídricos subterráneos a través de captaciones en su mayoría ilegales y de recursos hídricos superficiales a través de trasvases masivos, sin cuestionar este desastroso modo de producción para el medio ambiente.

El Movimiento Europeo del Agua también considera que la reutilización de las aguas residuales tratadas es una muy mala opción para recargar las aguas subterráneas que suministran agua para el consumo humano. Ya se pueden identificar aspectos negativos relacionados con estos proyectos de reutilización, como los costes prohibitivos de las tecnologías más eficientes como la ósmosis inversa o la contaminación de la mayoría de los acuíferos cuando se utilizan tecnologías convencionales de tratamiento de aguas residuales.

Según la Comisión Europea y los gobiernos de los Estados miembros, la economía circular permitirá el crecimiento económico acompañado de un uso sostenible de los recursos naturales. Por lo tanto, la reutilización de las aguas residuales tratadas para el riego aumentará la producción agrícola al tiempo que se preservan los recursos hídricos. Esto es una ilusión, ya que sólo el 30% de la economía mundial puede ser "circularizada". Paralelamente al establecimiento de la economía circular, también será necesario cambiar radicalmente nuestros métodos de producción y tomar el camino del decrecimiento.

Contactos

Annelies Broekman - anneliesbroekman (at) gmail.com +34 6 87 51 07 82
David Sanchez - dsanchez (at) fweurope.org +34 6 16 20 69 42
Thierry Uso - eau34 (at) orange.fr +33 4 67 63 40 83